No es una novedad el saber que estamos expuestos a sufrir daños en nuestra piel. Sin embargo, es necesario seguir algunas recomendaciones para evitar estos daños, o al menos, retrasarlos al máximo en el tiempo posible.

El envejecimiento, como consecuencia del paso de los años, es un proceso natural y biológico. Aunque no hay solución milagrosa frente a este tipo de envejecimiento, sí que podemos remediar el conocido como envejecimiento prematuro. Este tipo de envejecimiento surge por causa de los malos hábitos de vida y, también, por otros factores externos.

Hoy te traemos algunas recomendaciones que te ayudarán a reducir este riesgo:

 

BUENA ALIMENTACIÓN

Para ofrecerle a la piel una buena cantidad de compuestos antioxidantes para evitar su oxidación, es necesario tener una dieta basada en alimentos de calidad como la fruta, la verdura, los frutos secos y las legumbres. También alimentos ricos en Omega 3.

Mantener una dieta equilibrada, basada en estos alimentos ofrecerá a nuestra piel unos nutrientes que serán de gran ayuda para mantener la piel y el cabello en perfectas condiciones de salud.

 

DORMIR BIEN

Mientras dormimos, el organismo segrega varias substancias que ayudan a la regeneración celular. Estas substancias permiten mantener la piel más joven.

Para conseguir una recuperación adecuada y para prevenir el envejecimiento prematuro, es necesario dormir 7 horas o más, sin interrupciones.

 

PROTEGER LA PIEL DEL SOL

El sol aporta muchos beneficios físicos pero los rayos UV son la principal causa de envejecimiento prematuro. La luz ultravioleta causa muchas infecciones cutáneas que daña las fibras de colágeno. El mecanismo de defensa de la piel intenta compensar los efectos con una formación de fibras que generan arrugas y depresiones cutáneas.

Es importante, siempre que exponemos nuestra piel al sol, protegerla con productos de protección solar y utilizar gorros, gorras, sombrero y gafas de sol.

 

NO FUMAR

Está comprobado que la gente que tiende a fumar envejece más rápido en comparación con los que no lo hacen.

Los tóxicos de los cigarrillos se absorben a través de varios órganos purificadores que afectan a las células del cuerpo. Por lo tanto, el resultado es un cuerpo más enfermo y piel arrugada aparte de otros trastornos que afectan a la calidad de la piel.

 

CUIDADOS ESTÉTICOS

Para intentar evitar o retrasar el envejecimiento prematuro es muy aconsejable realizarse con regularidad algunos tratamientos de belleza.

Para disminuir y prevenir las arrugas y manchas puedes ayudarte de productos externos como cremas que nutren e hidratan la piel y estimulan la reparación celular

Cómo muy bien dice el refrán; “es mejor prevenir que curar”, ¡así que nada mejor que empezar a cuidar de tu piel para evitar un posible envejecimiento prematuro!

WhatsApp Mirplay Beauty